Inicio Crítica The Cloverfield Paradox, lo que J.J. Abrams y Netflix nos quedaron a...

The Cloverfield Paradox, lo que J.J. Abrams y Netflix nos quedaron a deber

161
0
Compartir

The Cloverfield Paradox. No es un secreto que Cloverfield (“Monstruo” en México), dirigida por Matt Reeves, a quien debemos preciosidades como los reboots de “El Planeta de los Simios: Confrontación” y “El Planeta de los Simios: La Guerra” nos dejó helados con esta excelentísima película estrenada en el 2008.

Echando mano de la técnica cinéma vérité que diferentes directores han explotado hasta el cansancio, Cloverfield nos dejó pasmados con la acción, efectos y la historia de aquellos jóvenes que tratan de sobrevivir en una ciudad de Nueva York que está siendo devastada por un gigantesco monstruo que quién sabe de dónde salió.

Llevando en la producción a J.J. Abrams (discípulo consentido de Spielberg) aquella cinta nos dejó muy buen sabor de boca y muchas preguntas sin responder: ¿de dónde salió el monstruo? ¿murió luego de la “Operación Martillo”?

Pasaron los años y la anhelada secuela nunca llegó, así que las preguntas quedaron sin responder, excepto por algunos cinéfilos que apuntaban algunas teorías bastante atractivas, incluyendo aquella que señala que al final de Cloverfield, cuando la cámara de video está apuntando hacia el mar, se alcanza a apreciar la caída de un objeto en el mar y que es – supuestamente – el monstruo.

Cloverfield Lane 10, más preguntas sin responder

Ocho años después llega 10 Cloverfield Lane (Avenida Cloverfield 10 en México y Latinoamérica), dirigida por Dan Trachtenberg y llevando en los roles estelares al genial John Goodman, a la ya madurita Mary Elizabeth Winstead y a John Gallagher Jr.

Aunque el nombre sugería que aquella era continuación de la primera cinta, lo cierto es que es un excelente thriller que no tiene nada que ver con “Monstruo”, excepto por el nombre. La trama transcurre en un refugio nuclear donde un psicótico Goodman hace la vida de cuadritos a sus dos “huéspedes”.

Ver una mujer infectada y una curiosa nave espacial al final de la película dejan más preguntas y la certeza de que aquella tampoco era la secuela de la primera cinta.

The Cloverfield Paradox, ok ¿y luego?

The Cloverfield Paradox, The Cloverfield Paradox crítica, The Cloverfield Paradox netflix

Finalmente, el pasado domingo, durante la celebración del Super Bowl LII, el mismo que pensábamos que iban a ganar una vez más los New England Patriots con una anulación de touchdown o una milagrosa actuación de Tom Brady, Netflix anunció que la sinergia con Paramount Pictures era cierta y que al final del juego se comenzaría a transmitir The Cloverfield Paradox, la cinta que supuestamente iba a resolver -de una vez por todas – las dudas.

Luego de ver como las Águilas de Filadeflia se alzaban con el triunfo, de inmediato me conecté a Netflix para ver The Cloverfield Paradox y así, casi dos horas después, un cierto sabor amargo se negaba a abandonarme.

Llevando en la producción a J.J. Abrams, la cinta de ciencia ficción se desarrolla en una nave enviada al espacio para accionar una tecnología que lleva como objetivo proveer de energía limpia e infinita a la tierra, donde la escasez de petróleo amenaza con desatar una guerra mundial que acabe con la humanidad.

The Cloverfield Paradox, The Cloverfield Paradox crítica, The Cloverfield Paradox netflix

En medio de problemas personales entre los tripulantes, “complós” y  movimientos entre dimensiones paralelas, The Cloverfield Paradox deja entrever que probablemente el accionamiento de la tecnología abrió una fisura entre dimensiones a través de la cual el monstruo ingresó a la tierra, aunque eso sólo se puede adivinar por el comentario de un personaje de la misma película.

Si realmente estás esperando las respuestas a la película original de 2008 te tenemos malas noticias: en The Cloverfield Paradox no encontrarás ninguna y por el contrario, más interrogantes se sumarán a la lista.

The Cloverfield Paradox, The Cloverfield Paradox crítica, The Cloverfield Paradox netflix

Los cinéfilos muy aferrados descubrirán en The Cloverfield Paradox muchas similitudes con la película Event Horizon e incluso con Sphere, por aquello de las dimensiones paralelas y los miedos irracionales que surgen en los seres humanos.

En resumen, The Cloverfield Paradox es simplemente una película más que se suma -a la fuerza- a la cinta principal, pero que en realidad tiene poco o nada que que ver con ésta, excepto porque al final sale el temible monstruo entre nubes.

La buena noticia es que para verla, no necesitaste pagar una entrada, palomitas, nachos y refresco, ya que va incluida en tu membresía de Netflix, donde también puedes ver la primera parte, ya que la segunda (10 Cloverfield Lane) sólo está disponible – por el momento – en la app de Fox.

Acerca de Marcos Bureau

Marcos Bureau ha escrito 117 entradas en este blog.

Soy un rendido admirador del cine, muy particularmente de las películas de terror y del héroe de toda mi vida: James Bond. ¡Películas! ¡Cine! No importa que sea en DVD, Blu Ray, VHS o en una pantalla Imax.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here