Inicio Crítica La La Land, un musical “buena onda”

La La Land, un musical “buena onda”

161
0
Compartir

El musical siempre ha estado ahí, inalcanzable al desaliento de ese público perezoso que aparece por Hollywood cada cierto tiempo, con su abrasivo poder de avivar a ese cinéfilo nostálgico tipo clásicos revisados y guiños cinéfilos (sin saber bien a qué nostalgia apela, y sobre todo sin que el espectador la conozca, pero sabe que la hay). De eso y mucho más trata La La Land.

Ganando de esta manera la partida a base de abrumar al espectador con su grandilocuencia. Como sucedió con “Los Miserables”, su despliegue de luz tipo “Mamma Mia” o su aparatosidad carente de contenido tipo “Chicago” o “Nine” llega La La Land.

La La Land




Incluso en su vertiente de estudiada rebeldía autoral, el musical a contracorriente como lo demostró en su momento Woody Allen en “Todos dicen que te amo”, apelando siempre al milagro y a la magia por medio de la música, las coreografías, los colores y demás.

Pero, ¿cree el espectador del siglo XXI aún en los milagros y la magia? Hollywood piensa que sí, y el director de La La Land, Damien Chazelle está de acuerdo. Esto es cine del espíritu, ese que confronta la parte íntima del espectador con sus ilusiones y le pone ritmo al saldo negativo que se obtiene con el resultado final.

La trama de La La Land

Chazelle, chico prodigio con mirada iconoclasta que se hace pasar por alguien a quien puedes sentir cercano a ti (algo que ya generó “haters” en “Whiplash”), logra que la “buena onda” no llegue nunca a convertirse en algo contrario.

Estamos (recordar que esto sigue siendo Hollywood, ni modo) ante un intento de rehabilitación del sistema, que sabe incluir de manera inteligente la autocrítica. Nada funciona afuera, pero todavía podemos ser felices. Algunos dirán que es adecenamiento “mainstream”, o un engaño capitalista más.

 

Otro lavado de cara, un canto a los maravillosos (y que muchos recuerdan) anuncios de Coca-Cola de los 80’s. Seguramente, pero asumámoslo ya, como algo un tanto tramposo en lo  musical a contracorriente, y resulta perfecto. Un artilugio bien armado y diseñado, eso sí no apto para prejuiciosos.

También te puede interesar: Los Beatles en el cine

Para empezar, porque, volviendo a “Whiplash”, retrata con humor y música el miedo al fracaso (y no tanto la búsqueda del éxito, como en los musicales de antaño) a través de una historia de amor de gente con talento, otro de los mantras del director y guionista.

Para continuar, porque música y coreografía, esenciales, son de una distinción apabullante, incluso en medio de un atasco de tráfico en la secuencia inicial. O, tal vez por eso, y para acabar, porque hay truco: da un “twist” final al concepto tan trillado de “happy ending”.

Apelando al jazz, esta música rebelde y amorosa que te traslada de una manera inteligente como en la cinta de Coppola “One from the heart” a la ciudad de Las Vegas, el rito del musical clásico (esencialmente unido a la ciudad de Nueva York y Europa) a la Costa Oeste.

La La Land

Ya había musicales en los estudios (como en “Cantando bajo la lluvia”) pero “La La Land” convierte el paisaje imposible de Los Ángeles en el mejor “no lugar” para poder replantear el género con apariencia de bajo costo (que por supuesto no lo es).

De la mano de unos tan intensos como afortunados Emma Stone y Ryan Gosling, carismáticamente reunidos en una función musical, pueden combinar ese “cheek to cheek” (género musical que Fred Astaire y Ginger Rogers, principalmente, popularizaron en los 30’s).

De esta manera se otorga alma al musical optimista con la profunda desolación tapizada de terciopelo, resacosa de champán barato en Nochevieja de la contundente y inminente (si me lo permiten) comparación con “New York, New York” de Martin Scorsese.

También te puede interesar: Las 30 mejores películas de terror de todos los tiempos

No podemos dejar de mencionar que la cinta viene con muy buenas cartas de presentación respaldando su trabajo artístico al haber ganado en el pasado Festival de Cine de Toronto, Festival de Cine de Venecia y haber arrasado en los Globos de Oro. Esto hizo que obtuviera 14 nominaciones al Oscar, igualando a “Titanic”.

Es altamente probable que el espectador salga del cine bailando y lo proclame al mundo cantando para darse cuenta de que, a la postre, este musical pone en duda el triunfo del amor con una sonrisa. “La La Land” tararea ese fracaso de manera inminentemente especial.

Acerca de José Luis Ahumada

José Luis Ahumada ha escrito 109 entradas en este blog.

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

Compartir
Artículo anteriorHasta el último hombre, rescatando al soldado… Gibson
Artículo siguienteAliados, imágenes para el presente desde el pasado
En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here