Inicio Crítica La forma del agua ¿el pase de Guillermo del Toro a su...

La forma del agua ¿el pase de Guillermo del Toro a su primer Oscar?

260
0
Compartir
La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

A estas alturas ya sabemos que todo mundo ha acudido a las salas de cine a ver el último trabajo de Guillermo del Toro: La forma del agua. Todos nos hemos enterado de que ha Ganado el Globo de Oro como mejor director y que lo más seguro es que sea fuerte candidato a llevarse el Óscar en la misma categoría y al menos muchas nominaciones más.

De esta forma Guillermo del Toro entra en la élite de artistas mexicanos que han sido galardonados con este premio de la Academia. Primero fue Alfonso Cuarón al convertirse en el primer director mexicano de la historia en llevarse esta presea, seguido por Alejandro González Iñarritu, quien se lo llevó en dos ocasiones seguidas (nadie desde John Ford, hace más de ochenta años lo ha logrado).

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro,




Del Toro ya había sido nominado con su maravillosa cinta El labertinto del Fauno, quedándose con las manos vacías, pero eran otros tiempos.

Ahora sabemos que todo puede suceder, sobre todo porque su cinta La forma del agua viene cosechando premios en todos los festivales en los que se ha presentado, y recientemente acaba de ser estrenada en nuestro país, haciendo, como ya lo mencionábamos que todo mundo acuda a verla, que todo mundo tenga la necesidad (bendita mercadotecnia), de verla, de estar ahí y de decir en redes sociales, yo ya la vi, y autorizo que gane el premio.

La forma del agua no es una película hecha en México, es una película dirigida por un mexicano

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

Poco importa que no conozcan su obra o su filmografía. Hay que ser mexicanos y apoyar el talento nacional a como de lugar. Ahora bien, mucha gente se va con el engaño de creer que se encuentran ante una cinta de cine mexicano (entiéndase hecha en México), nada más lejos la realidad, lo único made in México es la nacionalidad del cineasta. De lo demás nada.

El auge de los monstruos de cine en los años 50 resulta más que irónico, porque dichos años tuvieron en sí mucho de monstruoso. Sobre todo en Estados Unidos.

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

Mientras las hormigas y tarántulas gigantes y los ladrones de cuerpos se paseaban por la pantalla, fuera de ella pululaban engendros como el macartismo, la paranoia nuclear, el racismo y el pánico violeta, esa ola de homofobia que ponía de manifiesto que los gays, las lesbianas y demás eran personas non gratas, traidores a su patria y demás disparates.

Una época, en suma, capaz de atraer a un amante de las criaturas extrañas y los momentos turbios como en esta cinta. Del Toro  (o el Gordo, como cariñosamente se le dice) retoma su faceta de cuentacuentos, narrando el romance entre una mujer de limpieza muda (Sally Hawkins) y una criatura (Doug Jones) que, antes de ser capturada por operativos de la CIA, bien podría haber vivido en alguna laguna negra.

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

Esta fábula, como ya lo hemos mencionado le ha valido muchos premios (cuatro en el Festival de Cine de Venecia, incluyendo el León de Oro, el Globo de Oro, más lo que se acumule esta semana), recordemos que este cineasta nacido en Guadalajara  el 9 de octubre de 1964 comenzó dirigiendo capítulos de la serie Hora marcada a finales de los años ochenta, realizando su opera prima Cronos y como siempre sucede, emigrando a Estados Unidos y Europa donde pudo obtener reconocimiento internacional igual, que sus otros dos compañeros mexicanos que vivieron una experiencia similar.

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

Posteriormente vinieron Mimic, El espinazo del Diablo, las dos partes de Hellboy la ya mencionada El Laberinto del Fauno, esa gran joya que es Pacific Rim (de la que por cierto ya viene la segunda parte sin del Toro tras la cámara) su despido por parte de Peter Jackson en la dirección de lo que acabó siendo la trilogía del Hobbit y terminando con la no muy bien aceptada y comprendida La cumbre escarlata.

El título provisional del guión de esta nueva cinta, La forma del agua era: Un cuento de hadas para tiempos problemáticos, en otras palabras, nos encontramos ante una especie de cura o antídoto para el cinismo y la desconexión en la que vivimos hoy en día ni más ni menos. El antídoto en cuestión está formulado desde el ateísmo, pero también desde la religiosidad, la fuerza de los humildes es una noción muy católica y también desde la perspectiva histórica, cuando la gente habla de engrandecer de nuevo a Estados Unidos (el lema electoral de Donald Trump), comentó el mismo del Toro, hace recordar esos años en los que todo era bueno para los varones blancos y heterosexuales, pero no tan bueno para el resto del mundo.

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

De esta manera hay un grito muy en la vena de Guillermo Del Toro con La forma del agua, el verdadero monstruo al que se enfrentan Hawkins, Jones y sus amigos: Octavia Spencer (mujer negra quien ayuda en sus deberes de limpieza y a planear un escape), Richard Jenkins (quien es gay de closet, recuerden que estamos en plena década de los 50 y con la Guerra Fría en todo su esplendor) y Michael Stuhlbarg como doctor ruso encubierto, pero mención aparte merece el monstruo mayor, que es tan humano como cualquiera de nosotros, interpretado por Michael Shannon.

Es decir, en La forma del agua nos encontramos ante un híbrido pesadillesco entre los humanos y los monstruos. Muy en la vena de la cinta Freaks de Tod Browning de 1932 donde se dan cita fenómenos de circo reales y donde el verdadero monstruo sin humanidad es una bella mujer normal, pero envidiosa, y dispuesta a todo para poder conseguir sus fines.

La forma del agua, Guillermo del Toro, La forma del agua critica, películas de Guillermo del Toro

Como sea, nos encontramos ante un bello cuento de hadas muy en la línea La bella y la Bestia, la humanidad se ve en el interior no en el exterior, con toques gore muy en la línea de a lo que le gusta a Guillermo del Toro.

Pero todo muy bien orquestado, bien dirigido y sobre todo haciéndonos sentir en todo momento que estamos presenciando algo nuevo (sobre todo para las nuevas generaciones y los ya mencionados millennials), pero eso no es malo.

Ojalá el director tapatío gane más premios, más reconocimientos y lleve su arte lo más lejos pobsible. Por cierto ya vayan preparándose porque viene su exposición proximamente muy en la línea tambien del ya mencionado Tim Burton, vayan haciendo filas.

Acerca de José Luis Ahumada

José Luis Ahumada ha escrito 109 entradas en este blog.

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

Compartir
Artículo anteriorLady Bird, primer tráiler de esta película ganadora del Globo de Oro
Artículo siguienteEl Gran Showman, el musical anti Trump
En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here