Inicio Sólo para cinéfilos La carrera por el Oscar (2ª parte)

La carrera por el Oscar (2ª parte)

245
0
Compartir
La carrera por el Oscar (2ª parte)

La carrera por el Oscar (2ª parte). Aunque no parezca muy probable que alguien proclame las películas con cierta tendencia para los Oscar como su tipo de cine favorito, hay que reconocer que el género premiable ha solidificado unos códigos y un estilo propios tan férreos como los del terror o el western entre otros.

Siendo así, también debería de ser posible evaluar el empleo canónico, actuación expresiva o subversión rebelde de esos elementos que se detecte en cada nueva propuesta golosa a los ojos de la Academia y sus votantes.

Con esta entrega terminamos el recuento de las tres cintas que nos hacen falta para poder completar las nueve películas nominadas al Oscar a major pelicula, asi que entramos de lleno en materia…

Fences

La carrera por el Oscar (2ª parte)

La carrera por el Oscar (2ª parte). La matería de “Fences” es poderosa, y todo esto se nota desde el primer fotograma, en la voz de Denzel Washington, los diálogos que escribiera el dramaturgo August Wilson suenan muy altas y sólo atenúa el impacto pensar que fue James Earl Jones (voz de Darth Vader) quien las pronunció.

Pero lo que el propio Washington lleva a cabo con esa materia, en su faceta de director, es algo muy diferente. Rodeado de un reparto de lujo, Viola Davis y el joven Jovan Adepo, el hombre de Malcolm X tanto detrás como delante de la cámara, confinando este drama a unos primeros planos que niegan lo más importante de la historia: las relaciones entre los personajes.

Tan cargada de subtexto como de furia, la película no se decide sobre si encerrarnos en la casa de la familia protagonista (por cierto, una casa cuya geografía, por desgracia, apenas definen ni la cámara ni el montaje) o si hacernos ver un panorama más amplio de ese mundo donde el máximo horizonte vital para un individuo de piel negra es conducir el camión de la basura, en vez de ir en la parte trasera de uno de pasajeros.

Sólo esos montajes de transición con los que Washington señala el paso del tiempo (y de las frustraciones) por las vidas de sus personajes resultan un alivio para una película cuyo tono acaba siendo teatral, en el sentido más verboso y menos cinematográfico de la palabra.

La carrera por el Oscar (2ª parte)

Talentos ocultos

La carrera por el Oscar (2ª parte)

La carrera por el Oscar (2ª parte). Aquí nos encontramos con un ejemplo perfecto de lo que mencionábamos en la introducción de este artículo, de producto calculado al milímetro (por algo cuenta la historia real de las matemáticas afroamericanas de la NASA que trazaron la trayectoria de vuelo del Apolo 11 a la Luna, para obtener reconocimiento).

Hablando de este reconocimiento cultural, es bueno empezar también por la reivindicación de la valiosa labor científica de unas mujeres heroicas ignoradas por el machismo y el racismo institucionalizados.

Frente a la complejidad de la astrofísica o la ingeniería aeroespacial, aquí todo es subrayado de tal manera como las actuaciones del impecable elenco (Taraji P. Henson, Octavia Spencer y  Janelle Monáe), para que nadie se pierda la lección que todos ya sabemos: descriminar es fatal y es algo feo.

Hay quienes necesitan que les señalen la Luna para darse cuenta; al resto, nos gustaría que el dedo no fuera tan prefabricado ni tan obvio.

No te pierdas: La carrera por el Oscar (1a parte)

Enemigo de todos

La carrera por el Oscar (2ª parte)

La carrera por el Oscar (2ª parte). Aquí todo es diferente a las otras dos películas reseñadas arriba, donde Jeff Bridges se enfunda el uniforme de “ranger” tejano para cazar a Chris Pine y Ben Foster, donde se da cita una extensa persecución maquinada por el guionista de “Sicario”.

El resultado es una película con toques de “western”, una especie de “No es país para viejos” con atracadores, donde los hermanos Toby y Tanner Howard cambian el sombrero de cowboy por el pasamontañas para robar pequeños bancos y evitar así el desalojo de la granja de su madre.

A simple vista parece un plan perfecto, hasta que el sheriff Marcus Hamilton (Jeff Bridges, alias “El Dude”) se hacen cargo del caso.

El director David Mackenzie, lejos de demonizar a los atracadores, los proclama héroes de una guerra real que se libra en casa, donde el sistema bancario es el enemigo a derrotar.

El Oeste de Texas ya tiene quien lo rescate, y lo hace a golpe de pistola. Un mundo erosionado por el viento y las baladas de Nick Cave. El guión de Taylor Sheridan prefiere que la crítica política llegue a cañonazos y suministra las mismas pinceladas de (anti) heroísmo a policías y ladrones: en un país de comanches, todos son enemigos entre ellos.

Acerca de José Luis Ahumada

José Luis Ahumada ha escrito 91 entradas en este blog.

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual.
En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine.
En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

Compartir
Artículo anteriorLa carrera por el Oscar (1a parte)
Artículo siguienteMargot Robbie se pasea a bordo del Nissan BladeGlider en Monte Carlo

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual.
En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine.
En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here