Inicio Reportajes Cine para morirse de miedo este Día de Muertos 2017

Cine para morirse de miedo este Día de Muertos 2017

173
0
Compartir
Cine para morirse de miedo, Halloween 2017, Día de Muertos 2017, películas de terror, mejores películas de terror 2017

Cine para morirse de miedo. Para que puedas disfrutar de estas fiestas de Día de Muertos 2017 y veas películas de terror al por mayor, para asustarte en compañía de tus seres queridos, hacemos este breve recuento de géneros de terror que debes de conocer sin que el miedo y la sangre te paralicen.

Antes que nada hay de mencionar el hecho de que el cine de terror es, de todos los géneros cinematográficos, el que cuenta con una popularidad más imperecedera y una mayor diversidad geográfica. Se puede decir, sin miedo a equivocarse, que todos los países que producen películas, en algún momento han filmado alguna de terror.

Halloween 2017, Día de Muertos 2017, películas de terror, mejores películas de terror 2017

Con su representación de miedos profundamente arraigados, incluso arquetípicos y su plasmación de angustias cultural y socialmente específicas, el terror cinematográfico es a la vez interporal y totalmente característico de su época y lugar.

Las películas de terror son una expresión universal con más de un siglo de vida (como la historia del cine). Los creadores de este cine llevan todo este tiempo diciéndonos lo mismo: Prepárense para disfrutar, te vamos a hacer sentir mal, te vamos a asustar, te llevaremos más lejos de lo que has ido. Y de cierta manera así ha sido.

En este blog hemos reseñado las cintas más clásicas de este género, si no las has leído búscalas, pero es muy tenatador hablar y explayarnos un poco sobre los clásicos, las corrientes y sobre todo los arquetipos que tanto nos gustan y asustan a la vez.

Halloween 2017, Día de Muertos 2017, películas de terror, mejores películas de terror 2017

Además nos encontramos ante una competencia literalmente espeluznante en el cine para morirse de miedo. Hay vampiros, hombres lobo, zombis, extraterrestres invasores de cuerpos, bichos gigantes, casas encantadas, sectas satánicas, fantasmas sedientos de venganza, demonios malévolos y un muy largo etcétera.

Cine para morirse de miedo: Los asesinos seriales

Tenemos a los destripadores y asesinos seriales, que datan desde comienzos del cine, desde el clásico de cine alemán, M de Fritz Lang (1931), pasando por supuesto por Alfred Hitchcock con su cinta (muda) The Lodger de 1927 y la inolvidable Psicosis, del mismo autor.

Con la posible excepción de las películas porno, ningún género cinematográfico actual ha logrado un nivel de éxito commercial, debido a su naturaleza polémica, comparable al de las películas de destripadores o slashers.

Si bien esta fórmula en función de la caracterización inicial, la exploración que el género plantea de algún u otro modo, casi todas estas películas mantienen una misma línea: voyeurismo masculino, perversion sexual, el espectáculo del asesinato, la eficacia de la defensa propia de la mujer, la sustitución de los asesinatos violentos por la gratificación sexual y sobre todo la incapacidad más absoluta de las figuras de autoridad tradicionales para erradicarlo.

Obviamente es un genero altamente vilipendidado por las feministas por su supuesta promoción de mensajes misóginos. Pero aparte de las cintas anteriormente mencionadas, tenemos slashers legendarios como Michael Meyers en todas las películas de la saga  Halloween, (1978) de John Carpenter, La matanza de Texas del recientemente fallecido Tobe Hooper, El silencio de los inocentes, sin dejar de mencionar al padre del género gore Herschell Gordon Lewis con su enigmática cinta Blood feast de 1963, 2000 maniacs (1964) y The wizard of gore.

No podemos olvidar la saga Viernes 13 (1980), Noche de graduación también de 1980, íconos culturales como Freddy Krueger en Pesadilla en la calle del Infierno de Wes Craven y de este mismo autor homenajeándose en la saga Scream, que comienza en 1996.

Algo es muy claro: No existe una respuesta fácil al interrogante de por qué estas cintas gozan de tanta popularidad entre el público, lo que no puede negarse es que atraen a gente de gustos muy diversos, en momentos muy distintos y por razones diferentes.

Cine para morirse de miedo: los muertos vivientes

Pero en el cine para morirse de miedo también tenemos a los muertos vivientes. Seres que sin razón aparente abandonan sus tumbas en busca de hacer el mal. Ésto es practicamente el auténtico ámbito del terror, porque la resurección de un cuerpo y el espantoso milagro que esto require implicarían, ni más ni menos, que el fin del mundo, al menos como lo conocemos, sea inminente.

El mejor de estos cuentos de resurección es, sin lugar a dudas, la extraordinaria Frankenstein, haciéndonos la pregunta: ¿El hombre es Dios y es capaz de crear vida?, ¿Qué es mejor, vivir como un monstruo, como algo infrahumano, o no vivir? Boris Karloff, un británico expatriado fue el encargado de interpretar a uno de las monstruos más emblemáticos de la historia del cine.

Los muertos vivientes no solo atacan a las personas con sus manos, sino también con sus dientes y con un apetito voraz y una incapacidad de razonar que los hace indestructibles. Está por supuesto el padre del cine zombie, George A. Romero, quien se encargó de realizar mediante el género del terror una sagaz crítica al sistema y a las leyes que rigen a la humanidad mientras salpica la pantalla de sangre, visceras y un mundo sin esperanza alguna.

Muchas películas de muertos vivientes prescinden por completo de la ciencia, de los rituales o de cualquier modo imaginativo que pueda hacer estallar nuestro universo en mil pedazos. Virus, manchas solares, radiación tóxica, las razones aparentes para estas versiones más modernas del tema son en gran medida intercambiables.

De la noche a la mañana, el mundo se convierte en una pesadilla y, al despertar los supervivientes se enfrentan a nuevos retos por sobrevivir. Son cintas violentas hasta el extremo, las violaciones se multiplican de igual manera que se descuartizan personas al por mayor, como si tal cosa fuera fuera muy normal. Nada es sagrado, ya que evidentemente no hay un Dios.

Estos mundos permiten a los cineastas lanzar apuestas arriesgadas, asumir desafíos técnicos, utilizer visceras, emocionantes métodos de análisis de temas de actualidad sin parecer demasiado intelectuales, no solo es la metáfora, como muertos vivientes caníbales, sino también en el plano literal, como sociedad en decadencia que se canibaliza a sí misma, una sociedad que piensa que las películas sobre zombis caníbales son entretenidas.

Acerca de José Luis Ahumada

José Luis Ahumada ha escrito 98 entradas en este blog.

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual.
En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine.
En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

Compartir
Artículo anteriorKingsman: El círculo de oro, Matthew Vaughn firma la mejor secuela de su Bond personal
Artículo siguienteCine para morirse de miedo, parte dos, de los vampiros a las casas encantadas

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual.
En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine.
En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here