Inicio Crítica Baby Driver, adrenalina y acción sobre ruedas

Baby Driver, adrenalina y acción sobre ruedas

140
0
Compartir
Baby driver critica reseña

¿Cuánto tiempo hacía que una película de criminales, con armas, atracos, muertes violentas, persecuciones de coches e imágenes empapadas de música a todo volumen se mostraba tan desbordantemente romántica como Baby Driver?

Que un producto de superficie desvergonzada y sin mayores ínfulas artísticas, son con el puro placer de entretener y poner en primer plano un romance liso y sin rasguños, capaz de hacer perder crédito entre los cínicos más duros del barrio.

Baby driver critica reseña




El recuerdo más inmediato o próximo, por temática y semántica, sería Drive (2011), pero ahí el director quería erigir un cantar de gesta con aspiraciones mitológicas, tirando más al famoso y mal llamado cine de arte.

En un ámbito más terrenal, habría que mirar True romance (1993), cinta de Tony Scott (hermano de Ridley, quien tuvo un triste final hace un par de años, por cierto) con guión de Tarantino no es mala pareja para lo nuevo de Edgar Wright, discípulo creativo del cine videoclipero pero también cinéfilo entusiasta del funesto arrebato del cine clásico Noir de Nicholas Ray allá por los muy, muy lejanos años cincuentas, busquen y comparen.

Baby Driver, con mucho olor a llanta quemada

Baby driver critica reseña

El autor de la mejor trilogía de colores desde Kieslowski es de los pocos talentos visuales del cine comercial que disfruta siendo meticuloso, empeñado en que cada ángulo de cámara, línea de diálogo y sobre todo efectos de sonido.

En Baby Driver el director eleva esa preocupación al máximo, haciendo que todo, cortes, planos, frases, gestos, responda a un torrente continuo de canciones rock y soul (busquen el soundtrack y decidan por ustedes mismos), la banda sonora que sus protagonistas usan como motor interior.

Baby driver critica reseña

Sus personajes que, a pesar de la cantidad de corazón que tiene el cine de Wright, viven en uno de sus mundos de ficción. Donde cabe destacar las notables actuaciones de Kevin Spacey, Jimie Foxx y el protagonist Ansel Elgort.

Allí entre el caos, el tronar de los disparos y la violencia en el aire, aferrarse a una historia de amor parece tan necesario para respirar como cada baby que puntúa las estrofas de una canción.

Baby driver critica reseña

Quien conozca la filmografía del británico sabrá que en su cine la música tiene un papel más que protagonista, desde la serie de television Spaced hasta sus películas Zombies Party, Scott Pilgrim y Bienvenidos al fin del mundo (si no las conoces, no sé qué esperas, valen la pena en verdad).

Todas ellas son un carrusel incesante de canciones, coreografías con movimientos rápidos y espasmódicos montajes de ritmo musical. No obstante el propósito de Baby Driver va más allá.

La historia detrás de Baby Driver

Además de una historia trágica, Baby Driver tiene tinnitus (fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o sonidos en el oído, que no proceden de ninguna fuente externa. Pueden ser provocados por gran número de causas, generalmente traumáticas, o ser producto de un síntoma de taponamiento de los oídos.

Baby driver critica reseña

Consisten generalmente en zumbidos, siseos o campanilleos, y en ocasiones llegan a ser tan fuertes que el paciente es incapaz de oír una conversación normal) y se enchufa a su iPod con los audífonos puestos en todo momento para atenuar los zumbidos.

También te puede interesar: Spider-Man: Homecoming, un regreso a casa ¿necesario? ¿La tercera es la vencida?

Vive siempre acompasado a la música (todo temas clásicos que el director Wright adoraba en su juventud: Brighton Rock, Tequila, Hocus Pocus, Never, Never give you up y un muy laaargo etc. lo que convierte la habilidad que demuestra al volante en una extension de los pasos de baile de Gene Kelly (el de Cantando bajo la lluvia) pero con más derrapes.

Baby driver critica reseña

Hay atracos, hay persecuciones a cuatro ruedas (y una a pie que se dice requirió de tres días de rodaje) y las buenas canciones que ya apuntamos hasta la saciedad. Pero la naturaleza musical de Baby Driver no estaría completa sin un romance que haga saltar chispas.

Ahí es donde entra Lily James (La nueva Cenicienta), la camarera Debora de la que Baby se enamora.  Así que tenemos servido un cocktail explosivo que hará las delicias de cualquier cinéfilo. Ya saben véanla en cines y disfruten este paso que seguramente se convertirá en una referencia visual con el paso de los años.

Acerca de José Luis Ahumada

José Luis Ahumada ha escrito 79 entradas en este blog.

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

Compartir
Artículo anteriorJeepers Creepers 3 ya tiene fecha de estreno y aquí tenemos las primeras fotos
Artículo siguienteA subasta el Land Rover Defender SVX de la película Spectre
En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here