Inicio Crítica Annabelle 2: La creación, una muñeca aterradoramente divertida

Annabelle 2: La creación, una muñeca aterradoramente divertida

124
0
Compartir
Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

Annabelle 2: La creación. La pediofobia (miedo a las muñecas) propició uno de los momentos clave en la cinta El Conjuro (2013) del australiano/malasio/chino James Wan: un prólogo del que nació el spin off (bendita palabra tan de moda en los últimos años) Annabelle, dedicado completamente a esta perversa muñeca, antes de que el matrimonio Warren contuviera las fuerzas malignas que habitan en su interior.

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,




Un par de años después nos encontramos con esta nueva entrega donde se narra la historia de un matrimonio conservador y religioso (Anthony LaPaglia y Miranda Otto respectivamente), donde él se dedica a hacer muñecas de manera artesanal, y ella es la madre estricta, pero cariñosa con una fé inquebrantable.

Después de 12 años de la trágica muerte de su pequeña hija (suceso que es mostrado de una manera escalofriante sin avisar lo que viene a continuación), deciden alojar en su casa a una monja y un par de niñas provenientes del orfanato, para no dejar morir el recuerdo de su pequeña.

Pronto comenzarán a suceder cosas aterradoras en la casa y descubriremos un terrible secreto que guarda dentro de sus cuatro paredes a la muñeca Annabelle.

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

Annabelle 2: La creación transcurre en otra época

La historia transcurre en 1955, años antes de los eventos sucedidos en el primer filme, dirigido por John R. Leonetti. En esta nueva entrega, el encargado de llevarla a buen puerto es David F. Sandberg a quien recordamos por la cinta de terror claustrofóbico y sugerente (con su inquietante trailer del mismo nombre No apagues la luz reseñada también en este blog), y producida por el anteriormente mencionado James Wan, pero vayamos por partes:

Cuando en el lejano 2011 el director James Wan estrenaba Insidious, se convertía en uno de los fenómenos del cine de terror del año, siendo él mismo el responsable de haber creado una franquicia tan rentable como la de Saw, y de filmes tan notables como Dead silence (2007) o Deadth sentence también del 2007.

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

En ese momento se hablaba de una renovación del género que (una vez más) se encontraba en un estado de estancamiento desde que se había estrenado la cuarta parte de la saga Scream.

La trascendencia de esta cinta era que Wan ofrecía un inteligente recital de referencias clásicas, a la vez que reinventaba el muy explotado subgenero de las casas encantadas en una serie B (entiéndase cintas de bajo presupuesto), que por momentos conseguía el objetivo de helar la sangre del espectador más acostumbrado al cine de terror.

James Wan no dio una probada de un nuevo cine de terror

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

Este nuevo cine de terror proponía, en su momento, alejarse de los parámetros habituales de este género, producido por esta nueva generación made in Hollywood, aunque eso sí, teniendo muy en claro las referencias que deben de utilizarse para conectar con el fan.

James Wan dirigió Insidious en el 2011, 2013 y fungió como productor con la tercera entrega en el 2015, pero además nos entregó El Conjuro (2013) y El Conjuro 2 en el 2016, y por supuesto produce y es la mente creativa detrás de Annabelle (2014) y Annabelle 2: la creación) y una de las cosas que más atrajo a los fans es la manera cómo se van desarrollando los hechos, creando terror en la mente y el oído del espectador, muchas veces sin mostrar más de lo que debe.

Anabelle 2: La creación, terror en estado puro

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

Los fantasmas de estas películas no buscan en ningún momento redimirse, ni encontrar la paz, ni siquiera comunicarse, como sí ocurría en la más que famosa Sexto Sentido, 1999.

En estas cintas se presentan  entidades agresivas, que solo buscan aterrorizar a los vivos y que tienen una naturaleza parásita, buscando apropiarse del cuerpo de los vivos, poseerlos para acceder de nuevo a la vida terrenal.

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

El ritmo de Anabelle 2: la creación resulta modélico, con un inicio directo, que sitúa al espectador claramente frente a lo que va y quiere ver, siguiendo un desarrollo siempre dosificado, donde los sobresaltos resultan diseñados mediante una brillante composición del sonido y la música, dejando para un último momento el impacto visual, siempre alejado del habitual subrayado digital de hoy en día.

 

Annabelle 2: La creación está llena de detalles inquietantes, que provocan miedo simplemente por sugerencia e incluso por mero minimalismo.

Un gran acierto de Annabelle 2: La creación es el hecho de que demuestra que el cine de terror contundente, puro y con capacidad de culto no es necesariamente sangriento (ahí está el gore, para los que gozan de tripas y entrañas salpicando la pantalla), desagradable u obsceno, como se presentó a principios de la década pasada.

 Annabelle 2: La creación crítica reseña, Anabelle 2 estreno, Anabelle 3,

Así que puede considerarse que todo este tipo de cine del que hemos hablado no nos extraña que haya dejado casi en ridículo a la nueva entrega de Scream (otra vez), representante de un modo de hacer (y de una manera de entender el referente generico) algo pasado de moda.

Aunque el desenlace de Annabelle 2: la creación es un poco predecible, la cinta logra hacer que el espectador se interese por los personajes, y lo tenga al borde de la butaca y sobre todo con la atención puesta en la pantalla, donde se pueden ver referencias a otras cintas de este universo (nada más chequen el terrorífico cameo de la Monja Valak, de quien también ya se prepara su spin-off). Divertimento en estado puro para quien desea salir un poco nervioso y asustado de la sala.

Acerca de José Luis Ahumada

José Luis Ahumada ha escrito 79 entradas en este blog.

En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

Compartir
Artículo anteriorValerian y la ciudad de los mil planetas, reciclaje futurista
Artículo siguienteEmoji: La película, tan entretenida como el smartphone donde transcurre la historia
En un principio asistente de programación en Canal 22, investigando y redactando reseñas cinematográficas, a la vez que trabaja como researcher en la Cineteca Nacional en diversas investigaciones y en el programa mensual. En Film Club Café lleva diez años impartiendo cursos de manera ininterrumpida, donde se han dado cita cineastas tan diferentes como Andrei Tarkovski, Roman Polanski, David Lynch y diversos módulos de géneros cinematográficos e Historia del cine. En el colegio CCH Naucalpan, ha impartido diversos cursos , sobre todo para la docencia donde se han tocado temas como El Film Noir y demás géneros y cineastas muy específicos. En Editorial Mina lleva cerca de 6 años publicando de manera esporádica radiografías sobre historia de la música coordinando, escribiendo, diseñando y dirigiendo la publicación Monstruos del Rock y Hombres y Mitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here